QUÉ TIENE QUE VER LAVARNOS LAS MANOS CON LA EVIDENCIA CIENTÍFICA?

LAVARNOS LAS MANOS
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

Te sorprendería saber que han pasado menos de dos siglos desde que los humanos aprendimos que la propagación de infecciones y enfermedades se puede reducir significativamente al lavarnos las manos. Antes de la «teoría de los gérmenes», se creía que la enfermedad se propagaba a través de miasmas o «mal aire».

En 1846, un médico austriaco llamado Ignaz Philipp Semmelweis supervisó las clínicas de maternidad en el Hospital General de Viena, y fue el primer médico que demostró la importancia del lavado de manos. Semmelweis se dio cuenta de que una de las clínicas tenía una tasa de mortalidad materna más alta que la otra. ¡El cuatro por ciento de las mujeres murieron de parto en la primera clínica, mientras que el 10 por ciento murió en la segunda clínica!

Al evaluar cuidadosamente las diferencias entre las dos clínicas, Semmelweis se dio cuenta de que la clínica con mayor mortalidad estaba compuesta por médicos que también realizaban autopsias entre partos. Él especuló que los médicos en la segunda clínica estaban llevando enfermedades de los cuerpos fallecidos a las salas de partos con ellos, por lo que estaban infectando involuntariamente a las mujeres que daban a luz. Después de que él creó una nueva regla que requería que todos los médicos se lavaran las manos con una solución de cloruro y cal antes de ingresar a la clínica de maternidad, la tasa de mortalidad cayó al mismo nivel que la otra clínica.

Si bien el experimento de Semmelweis no fue un estudio formalizado según los estándares actuales, se considera un ejemplo temprano de medicina basada en evidencia. El concepto clave es la voluntad de los médicos de cambiar la forma en que hacen las cosas en respuesta a nuevas pruebas y descubrimientos.

Entonces, ¿qué es la medicina basada en evidencia?La medicina basada en la evidencia es un enfoque de la atención médica que se basa en la investigación y los datos de estudios científicos bien diseñados para impulsar las decisiones relacionadas con el tratamiento del paciente. Esta es una filosofía que respaldo firmemente.
Como profesora y especialista, participo activamente en investigaciones médicas y ensayos clínicos, así como en el desarrollo y adopción de nuevos métodos de tratamiento. El punto clave aquí es que tanto nuestros métodos de tratamiento de rutina como los nuevos tratamientos se basan en evidencia científica.

A primera vista, puede sorprenderte que haya otras formas de abordar la atención médica fuera de este concepto basado en la evidencia. Después de todo, ¿no deberían los médicos confiar siempre en pruebas científicas sólidas al tomar decisiones sobre la atención al paciente?En un mundo ideal, sí. Pero no todos los proveedores se mantienen al día con los últimos avances en medicina.
Tengo un compromiso continuo en brindar tratamiento respaldado por evidencia científica.

Después de su descubrimiento de lavado de manos en el hospital de Viena, el Dr. Semmelweis publicó una literatura que era extremadamente crítica de las prácticas estándar de higiene de sus contemporáneos obstetras. Desafortunadamente, los descubrimientos de Semmelweis fueron burlados y rechazados por su profesión, y su carrera fue destruida.

¡Definitivamente hemos recorrido un largo camino desde que aprendimos que necesitamos lavarnos las manos!
Basar nuestra práctica médica en evidencia es la norma en todos los procesos que realizo.

QUIERES SER UNA MUJER AL DÍA EN GINECOLOGÍA?

SUSCRIBETE A NUESTRO NEWSLETTER

COMPARTE ESTE POST CON TUS AMIGAS

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *